Practica estos 4 EJERCICIOS que ayudarán a FORTALECER el cuello de tu BEBÉ

Lo ideal es hacer una pequeña rutina de ejercicio con nuestro bebé; aprovecha estos ejercicios que ayudarán a que sus músculos estén fuertes

Practica estos 4 EJERCICIOS que ayudarán a FORTALECER el cuello de tu BEBÉ
Ayuda a tu bebé a fortalecer sus músculos con estos sencillos ejercicios. Foto: Especial

Los músculos del cuello son los encargados del control de la cabeza del bebé. Existen ejercicios sencillos que ayudarán a que sus músculos estén fuertes. Es sumamente importante tener un buen control de la cabeza, ya que es la base del control para movimientos posteriores como cambiar de posición de boca arriba a boca abajo, arrastrarse, mantenerse sentado y gatear.

Lo ideal es hacer una pequeña rutina de ejercicio con nuestro bebé. Y mejor aún si aprovechamos para pasar un lindo momento juntos viéndolo a los ojos y hablándole. Podemos poner música para hacer el momento más agradable y que el bebé relacione esa música con su momento de ejercitarse. Los ejercicios deben realizarse idealmente en una colchoneta (un tapete de foami o yoga es perfecto, ya que es suave, pero tiene firmeza y eso es fundamental para que el ejercicio sea más efectivo).

  • Acostado boca abajo. Es una posición que inicialmente puede incomodar a los bebés. Es muy común que lloren mientras están acostados boca abajo. Pero es un gran ejercicio para ellos. Un par de minutos es suficiente. El bebé poco a poco intentará levantar la cabeza. Puedes mostrarle un objeto frente a él para que llame su atención y quiera verlo. También los juguetes con sonido, como un cascabel, suelen llamar su atención.

  • Acostado boca abajo con los antebrazos apoyados. El apoyar los antebrazos le permitirá trabajar a la vez los músculos de los hombros, brazos y cuello. Colocar un juguete frente a él lo motivará a buscarlo y mantener un poco más dicha posición.

  • Acostado boca arriba. Tomarlo firmemente de las manos y levantarlo (como si hiciera un abdominal) aquí debemos esperar a que el bebé no lleve la cabeza colgando y pueda seguir el movimiento del tronco. Regresar despacio a la posición acostado, para que también controle el cuello. Podemos realizar este ejercicio 5 veces, dando tiempo a que el bebé se reponga de cada repetición.

  • Girar la cabeza hacia los lados.  Acostado boca arriba, motivaremos al bebé a girar la cabeza hacia la derecha o izquierda siguiendo algún objeto que llame su atención por sus colores o algún sonido.

sn


Compartir