Restaurantes acatan las medidas sanitarias

Establecimientos abren a 25 y 40 por ciento de su capacidad; confían en que se recuperarán poco a poco

Restaurantes acatan las medidas sanitarias
ASISTEN EN MASA. Los comensales acudieron al llamado hecho por los propietarios y trabajadores de los negocios de comida.

Los restaurantes volvieron a abrir bajo estrictas medidas de seguridad sanitaria en la Ciudad de México, con el fin de evitar la quiebra.

José Luis Rodríguez, gerente del Bellopuerto, en Polanco, dijo estar contento de recibir a comensales de nuevo, después del cierre a partir del 18 de diciembre por el semáforo rojo, y tras el cual algunos de sus compañeros sólo se llevaban 26 pesos de propina en todo un día con la modalidad de alimentos para llevar.

“Que podamos abrir ya es ganancia”, mencionó.

Después de las manifestaciones y cacerolazos de la semana pasada para abrir y así poder sobrevivir a la crisis, ayer por la mañana los trabajadores de Polanquito empezaron a recibir comensales.

La afluencia de visitantes fue de mediana a baja, por ser lunes, pero los restauranteros como Juan Carlos Ramírez, encargado de La Casa Portuguesa, confían en tener más clientes a partir de este fin de semana.

“Al reactivarnos, también se activan los proveedores de verduras, de carne y otros alimentos; es una cadena”, añadió.

Por la mañana alistaron las mesas en terrazas, sobre banqueta o el arroyo vehicular, pues deben estar al aire libre para recibir a la clientela.

Los restaurantes abrieron con mesas entre 25 y 40 por ciento de su capacidad original, según los entrevistados. No se puede servir botellas de alcohol, excepto vinos de mesa.

“Hay solidaridad de los clientes, saben que necesitamos sobrevivir”, agregó César Hernández, gerente del Kleins, en Masaryk, restaurante que recibió comensales desde temprano.

Hernández aseveró que la reapertura alcanza para cubrir los gastos, para sobrevivir, pues las ganancias serán nulas por ahora.

“Llegamos justo a tiempo”, comentó Christopher, un visitante extranjero que consideró buena la medida de apertura.

 

SUPERVISAN OPERACIÓN

Por la tarde, el alcalde en Miguel Hidalgo, Víctor Romo, realizó un recorrido de supervisión por los restaurantes de Polanco para vigilar que se cumpla la separación de 1.5 metros entre las mesas, se respete el aforo permitido y se adopten todas las medidas sanitarias, como brindar gel antibacterial, uso de cubrebocas, cuestionarios sanitarios, entre otras.

 

Por Gerardo Suárez y Manuel Durán


Compartir