Luz Valdez rescata nuestras TRADICIONES textiles

La artista se dio a la tarea de promover nuestras raíces mexicanas en las plataformas digitales, dando a conocer a artesanos que crean piezas excepcionales

Luz Valdez rescata nuestras TRADICIONES textiles
Empezó comprando rebozos, hasta tener una colección de textiles. Fotos: Cortesía

¿Qué te impulsó a ser promotora cultural ?

El viajar me hizo darme cuenta que habían muchas personas a las que les interesaba vender, pero no se daban a conocer en redes sociales. Me gustaba comprarlo directo con ellos, pues la experiencia es muy distinta, te cuentan qué piensan y cómo lo uses, cuánto tardaron en un bordado y qué sentían cuando lo hicieron. Entonces si puedo conocer a los artesanos, no tengo ningún problema en difundirlos. 

Fotos: Cortesía

¿Cuál es tu pieza favorita?

Un huipil de estrellas y galaxias, de San Pedro Amuzgo, que me hizo la familia García para mi cumpleaños. Los artesanos siempre innovan en cortes y diseño. La moda avanza, así sea artesanal o no. Una chica me dijo: “A lo mejor no te das cuenta, pero tu huipil es de hace tres temporadas”.

Fotos: Cortesía

¿Has tenido algún caso de éxito?

Me pasó con el vestido rojo rarámuri. Cuando empezó la pandemia no podía ir a Chihuahua, me puse a buscar en los grupos de venta de Facebook quién tenía vestidos, hasta que etiquetaron a una, le mandé mensaje y me comentó que nunca había vendido fuera de Delicias, pero en tres semanas me lo mandó. Lo puse en mis redes y de verdad han vendido mucho, se han expandido a otros países y la pieza se volvió famosa. Antes eran tres las que cosían y ahora son 13, están saturadas de trabajo.

Con 22 años, ha puesto a la artesanía mexicana de moda. Encuéntrala en su IG: @luzvaldezmx. Fotos: Cortesía

CUIDADO ORGÁNICO

  • Desde pequeña viaja por México. Empezó comprando rebozos, hasta tener una colección de textiles. 

¿Cuál es tu opinión sobre la apropiación cultural?

Todo se debe al desconocimiento, nadie puede defender algo que no conoce. Las marcas seguirán tomando mientras no conozcamos los textiles que hay en México. En el último caso de Zimmermann, nadie hubiera reclamado si no supieran cómo era el huipil de Huautla. El difundir y conocer de dónde viene cada uno, quién los hace y cómo afecta ese robo al artesano, es lo que nos puede ayudar a proteger y a evitar que esto siga pasando. Al final de cuentas, la opinión que importa es la de quienes los hacen.

Fotos: Cortesía

POR BEGOÑA COSÍO
FOTOS: CORTESÍA
BGM


Compartir