¡EN PLENA MISA! Cura deja el hábito y confiesa que está enamorado

El hombre confesó que " quería vivir el amor " con una mujer, a la que dijo, ha conocido desde hacía al menos cuatro años.

¡EN PLENA MISA! Cura deja el hábito y confiesa que está enamorado
Sacerdote. Cura deja el hábito para disfrutar el amor en pareja.

“Amor es amor” y ese sentimiento no distingue raza, edad o religión, es por eso que el cura de la diócesis de Todi, en el centro de Italia, anunció en plena misa dominical que estaba enamorado de una mujer y se deshizo del hábito.

"Mi corazón se enamoró": con esas palabras el sacerdote Riccardo Ceccobelli, ha dicho frente a su congregación que dejará la sotana por amor.

El sacerdote, que ha iniciado en la Santa Sede las prácticas relacionadas con su destitución del estado clerical, anunció su decisión el domingo, después de la misa en la iglesia parroquial, acompañado por el obispo Gualtiero Sigismondi

El hombre confesó que " quería vivir el amor " con esta mujer a la que dijo conocer desde hacía al menos cuatro años, subrayando que "la promesa que le hizo al obispo de ser sacerdote hasta el final nunca ha fallado" y que nunca incumplió con las obligaciones establecidas por el ministerio.

Tras su decisión de vivir su historia de amor, el cura ha pedido a su superior que lo liberara de su obligación de celibato sacerdotal y lo devolviera al estado laical. 

Por su parte, el obispo Mons Sigismondi ha agradecido en un comunicado el servicio de Ceccobelli, y le ha enviado sus mejores deseos para que su decisión de dejar el hábito “le garantice la paz y seguridad”.

Ceccobelli, quien durante seis años ha sido párroco de la pequeña localidad de más de 3 mil 550 habitantes, recibió la bendición de su superior, el obispo Gualtiero Sigismondi, quien estaba al lado del cura cuando se dirigió a la parroquia, según el comunicado. 

El sacerdote confesó que la decisión fue difícil porque ama y respeta a la Iglesia, pero ha recalcado que siempre seguirá amando la religión, incluso al renunciar a sus votos. 

Según el diario Corriere della Sera "todo el mundo sabía" en su pueblo, cerca de Perugia, que el cura Riccardo estaba enamorado de una mujer, y era muy probable que renunciara al hábito.

Con información de AFP.

JOS


Compartir