Mi crédito Infonavit

El Instituto debería imitar a los bancos y tener listo un sistema simple para telefonear al trabajador y decirle que ya tiene un crédito preaprobado

Mi crédito Infonavit
Carlos Mota / Un Montón de Plata / Opinión El Heraldo de México

En estos días estoy por ejercer mi crédito Infonavit, al que tengo derecho desde hace años. En años pasados lo intenté, pero las trabas burocráticas me lo impidieron. Ahora confío en que lo lograré.

Debo decir que, si bien he cumplido con todos los requisitos que se me solicitan hasta el momento, el proceso me sigue pareciendo demasiado burocrático. En un momento determinado, por ejemplo, se me exigió hacer un curso en línea llamado “Saber más para decidir mejor”, que me pareció larguísimo e innecesario. Ese curso parece haber sido diseñado para obligar a los trabajadores a tener una comprensión mínima del compromiso que adquieren al solicitar créditos. No obstante, es un reflejo de la tutela excesiva que ejerce el Estado sobre millones de empleados, a pesar de que muchos de ellos ya conocen de mensualidades y de tasas de interés por alguna tarjeta de crédito que tengan.

No voy a contar los demás detalles burocráticos, que de verdad me parecieron muchos. Lo que sí es un hecho es que el Infonavit debería imitar a los bancos y tener listo un sistema simple para telefonear al trabajador y decirle que ya tiene un crédito preaprobado y listo para ser depositado. Sería un sueño.

Pero, por inalcanzable que eso parezca, este instituto sí está embarcado en una gran renovación, que tendrá un clímax el viernes, cuando su Consejo de Administración apruebe las nuevas Políticas y Reglas para el Otorgamiento de Crédito. Estos cambios irán encaminados a ampliar el menú de lo que se puede adquirir, sobre todo terrenos para autoconstrucción, así como a facilitar que quienes no se encuentren cotizando también obtengan recursos. Asimismo, se facilitará que el trabajador pueda comprar su vivienda sin intermediarios (algo a lo que yo aspiré, pero en el camino me rendí); y que se puedan solicitar créditos varias veces.

No estoy seguro de que obtener un crédito será menos burocrático con las nuevas reglas porque, por ejemplo, si alguien quiere comprar un terreno deberá probar que cuenta con drenaje, agua potable y electricidad. Si las reglas exigen esto para garantizar el orden urbano, es buena noticia, pero si la carga de las pruebas residirá en el trabajador, ya me imagino el viacrucis para conseguir un documento de la CFE o la alcaldía para verificar la instalación eléctrica o hidráulica. Varios papeles más para el expediente. ¡Uf!

El Infonavit es mejor que antes bajo la ágil gestión de Carlos Martínez. Es más transparente y está más orientado a los trabajadores. Sin embargo, no debe perder la oportunidad de dar pasos desregulatorios titánicos cada año. Ya va en ese camino y anualmente debe acelerar el ritmo.

TELESAT

La firma canadiense que encabeza Dan Goldberg pondrá en órbita baja casi 300 satélites en el año 2023 para ofrecer internet de alta velocidad a todo el mundo.

Por CARLOS MOTA
MOTACARLOS100@GMAIL.COM 
WHATSAPP 56-1164-9060

dza


Compartir